Ansiedad Generalizada

30 Mar

ansiedad Generalizada

Ansiedad Generalizada.- actualmente en nuestra sociedad el miedo no se limita a películas de terror y la violencia no se limita a una pelea física con otra persona, la competencia por ser mejor que los demás en cualquier área de nuestra vida nos ha llevado a una competencia muy fuerte en donde incluso se crean campos de batallas mentales aún contra las personas que están más cercanas a nosotros,  como por ejemplo nuestros compañeros de la escuela o de trabajo, de un equipo deportivo, en fin.

Llegamos a sentirnos amenazada nuestra seguridad intelectual o profesional.

Esto frecuentemente genera un tipo de ansiedad generalizada en donde podemos llegar a sentir hostilidad en nuestros lugares de trabajo, en nuestras escuelas, y esto nos  genera un estrés tan grande que no nos permite desempeñarnos al 100 por ciento de nuestras capacidades, nos convertimos en rivales con nuestros propios compañeros pues queremos destacar más que los demás, y no hay nada de malo en destacar, lo malo está en hacerlo pasando por encima de los derechos de los demás y minimizando sus  virtudes, como dice el Papa Francisco “queremos ser mejores, desprestigiando a los demás”.

Algunos de nosotros queremos convertirnos en promotores de paz y amor, pero en ocasiones terminamos convirtiéndonos en los causantes de  pleitos y enojos entre nuestros seres queridos, o hablando mal de los demás, y a veces somos incapaces de relacionarnos fraternalmente con nuestras personas más cercanas.

Uno de los aspectos que más nos puede generar ansiedad es saber que padecemos de los mismos problemas de aquellos que piden nuestra ayuda, como por ejemplo problemas económicos, problemas familiares o conyugales, problemas en el trabajo, en fin.

Si estamos atentos y estamos dispuestos a reconocer nuestros propios problemas, nuestros miedos proyectados en los demás, a saber que todos somos humanos y que tenemos derecho a tener sueños y metas y llevarlas a cabo, entonces podremos sentirnos más seguros con nosotros mismos y con los demás y seremos capaces de brindar al menos una palabra de aliento a quienes padezcan de los mismos problemas que nosotros, terminaremos con la  “violencia mental” hacia los demás y podremos tener un mundo de igualdad, en donde respetemos en primer lugar a nosotros mismos y por consecuencia a los demás.

Jesús les dijo: —Porque ustedes tienen muy poca fe. Les aseguro que si tuvieran fe, aunque sólo fuera del tamaño de una semilla de mostaza, le dirían a este cerro: “Quítate de aquí y vete a otro lugar”, y el cerro se quitaría. Nada les sería imposible.

Oración Final.–  Señor, líbrame de la presunción de considerarme mejor que los demás, concédeme un corazón amable y una mente libre de de prejuicios y de discriminación a los que no son como yo.

Ayúdame a ser capaz de reconocer tu presencia y tu voz a cada momento para poder, así con tu ayuda, abrirme con alegría a la escucha de tu Palabra y reconocer como hermanos a todos, sin detenerme en las apariencias exteriores, enséñame a ser un buen compañero de camino hacia la unidad de tu amor. Amén.

Al Compartir esta página Expresas un aspecto Muy Agradable en Ti, comparte ahora en Facebook: COMPARTIR AHORA

Xavier García

Ansiedad Generalizada

(Visited 84 times, 11 visits today)

Comments

comments