Los Caminos de Dios

6 Oct

Algunas veces los caminos de Dios no son los que nosotros quisieramos para nuestra vida,  para nuestro presente en las relaciones amorosas, en el trabajo, en la familia, en fin,  algunas veces incluso nos resistimos o nos aferramos a una idea, porque pensamos que Dios debe querer lo que nosotros queramos  y qué Dios debe poner los medios para que lo que nosotros deseamos se cumpla y aunque veamos claramente que las cosas no se están dando como nosotros queremos, seguimos esperando que se cumpla lo que nosotros queremos, “forzando” así a Dios y mintiéndonos a  nosotros mismos sobre el resultado de las cosas.

Isaías 55 v 8 y 9
8.- Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos
9.- Porque como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.

Los Caminos de Dios

Cuando permitimos que las cosas fluyan y nos abandonamos a Dios vemos que las cosas fluyen de manera más natural,  que no hay condicionamiento hacia Dios, entonces ahora sí estamos permitiendo que Dios actue en nuestra vida de manera libre,  ciertamente muchas cosas que suceden no nos parecen las más bonitas o las más agradables, pero solo Dios conoce el verdadero motivo de la forma en que se resuelven ciertas situaciones.

Mi consejo es que te permitas abandonarte a Dios, sin aferrarte a un resultado, permite que su Amor fluya libre dentro de ti y deja que Dios te sorprenda.

En ti confío Jesús

¡Muchas Bendiciones!

Sígueme en Facebook: Reflexiones Cortas

(Visited 746 times, 293 visits today)

Comments

comments